Cuentos

Depende de cuando acabamos la historia

Te contaré la historia del granjero chino que compró un caballo. Poco después, el caballo escapó y un vecino le dijo al granjero – ¡Qué mala suerte! – El hombre respondió – Mala suerte, buena suerte, ¿quién sabe? Días después el caballo regresó y trajo consigo una manada de caballos salvajes. Su vecino al ver los caballos le felicitó por su buena suerte. El granjero respondió – Buena suerte, mala suerte, ¿quién sabe? El granjero regaló uno de los caballos a su hijo. Su hijo lo montó y de repente cayó de espaldas rompiéndose así una pierna. – ¡Qué mala suerte! – Dijo el vecino. El granjero respondió – Mala suerte, buena suerte ¿quién sabe? Días después el Emperador llamó a filas a todos los jóvenes capaces para luchar en la guerra. El hijo del granjero se libró. – ¡Qué… Continuar con el resto de la entrada