Cuentos

Depende de cuando acabamos la historia

Te contaré la historia del granjero chino que compró un caballo. Poco después, el caballo escapó y un vecino le dijo al granjero – ¡Qué mala suerte! – El hombre respondió – Mala suerte, buena suerte, ¿quién sabe?

Días después el caballo regresó y trajo consigo una manada de caballos salvajes. Su vecino al ver los caballos le felicitó por su buena suerte. El granjero respondió – Buena suerte, mala suerte, ¿quién sabe?

El granjero regaló uno de los caballos a su hijo. Su hijo lo montó y de repente cayó de espaldas rompiéndose así una pierna. – ¡Qué mala suerte! – Dijo el vecino. El granjero respondió – Mala suerte, buena suerte ¿quién sabe?

Días después el Emperador llamó a filas a todos los jóvenes capaces para luchar en la guerra. El hijo del granjero se libró. – ¡Qué buena suerte! – Buena suerte, mala suerte, ¿quién sabe?

Todo depende de cuando acabe la historia. Y esa es la única cosa en la vida que podemos predecir, lo único que sabemos realmente.

Sabemos que la historia de todos tiene el mismo final.

La muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *